Durante la evolución de la tecnología humana, los aparatos se han acercado cada vez más a nosotros. En el futuro usaremos diferentes tipos de tecnología wearable en función de sus utilidades.

Durante los últimos años, los avances de la tecnología de consumo nos han hecho conocer muchos términos nuevos. Uno de los que más trabajo dieron a los responsables de edición de los diarios fue wearables . Esa palabra, que en inglés significa “algo para vestir” o “llevar encima”, fue traducida como vestible. Demasiado tarde. La palabra wearable ya se ha quedado entre nosotros. Y los dispositivos a los que se aplica, también.

Durante la evolución de la tecnología humana, los aparatos se han acercado cada vez más a nosotros. En el futuro usaremos diferentes tipos de tecnología wearable en función de sus utilidades. Una de ellas es el campo de la salud, y dentro de esta habrá muchas posibilidades de dispositivos para llevar encima o integrados en nuestro cuerpo.

Uno de los aspectos en los que ganarán terreno estos ingenios es el de la prevención. ¿Es posible que un día un pequeño aparato nos detecte cualquier enfermedad en una fase muy inicial? Tanto como la posibilidad de llevar un sensor que así lo haga y que muestre su información en una pantalla como la del reloj, la del móvil, el ordenador o la gran pantalla de un televisor en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *